BLOG I+D

Emotive

Innovación · Gadgets

13/07/2016

 

¿Te gustaría probarlo? A nosotros nos encataría enseñarte el casco neuronal y las magníficas aplicaciones que se pueden desarrollar.

El EPOC es un casco multicanal, parecido a unos auriculares, que tiene 7 pares de sensores, una pequeña batería incorporada, un transmisor, y al que le han agregado un giroscopio. Es muy liviano, está construido en plástico resistente y flexible. Es cómodo de usar, y muy fácil de instalar. Este aparato mediante los sensores captura las ondas cerebrales del usuario. Estas ondas, luego de ser interpretadas por el software correspondiente, le dicen al sistema que es lo que el usuario quiere hacer. En otras palabras, pensamos en “arriba” y el personaje virtual se levanta. Pensamos en movernos a la izquierda, y nuestro protagonista del juego se desplaza hacia esa direccion. Todo ocurre solo con pensarlo, no hay que mover ni un dedo: controlamos la PC con nuestra mente!

En realidad, el EPOC es un aparato de electroencefalografía (EEG), como el que han usado los neurólogos desde hace años para medir las corrientes eléctricas que nuestro cerebro produce, simplificado y concebido para ser llevado al consumidor final. A diferencia de los aparatos médicos, el EPOC es inalámbrico y se comunica con un dongle USB conectado a cualquier PC, por lo que el usuario no utiliza ningún tipo de cables y permite total movilidad mientras se usa.

Además de simplificar el aparato en si, la gente de Emotiv simplificó lo que es la interpretación de las muchas señales que el aparato detecta. Esto significa que el usuario no va a ver nada de esto, solamente ve las acciones asociables a diferentes teclas, por lo que el uso de las señales cerebrales y su interpretación están ocultos al usuario, restando gran porcentaje de la complejidad que por naturaleza poseen los aparatos médicos.

El software que acompaña al headset tiene varias funciones. Una de ellas es detectar y calibrar todas las acciones asociadas a los pensamientos. Otra es activar y desactivar el giroscopio para poder utilizarlo como mouse, permitiéndonos mover el cursor solo con los movimientos de nuestra cabeza. Otra utilidad es que grafica los estados de calma, ansiedad, atención o aburrimiento del usuario en un plazo de 30 minutos. También posee una carita de un robot muy simpatico, que imita nuestros movimientos faciales, ya sea que pestaneamos, sonreimos, nos enojamos o guiñamos los ojos, el robotito nos imita.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...